13 febrero, 2016

No existen los absolutos en medicina

No debemos olvidarnos que no existen los absolutos en ninguna área de las ciencias o las artes, mucho menos en las ciencias biológicas como la medicina. A veces caemos en la ilusión y el facilismo de considerar definitivo el valor una prueba diagnóstica. Quizás la anatomía patológica (1) sea uno de los elementos diagnósticos más precisos y evidentes. Sin embargo muchas veces la sobrevaloramos, debemos entender que un resultado positivo nos orienta a un diagnóstico (puede ser positivo y sin embargo no ser el proceso en cuestión) y que un resultado negativo, bajo ningún punto de vista, descarta la condición sospechada. Diversos procesos afectan de forma parcheada a los distintos órganos (2), dejando muchas veces en mano del azar, el hecho de que la aguja (y el diagnóstico) caiga exacta y puntualmente en el milimétrico sitio afectado por la enfermedad.

Si señora, y aunque no le guste lo que voy a decirle, a veces estar enfermos (y otras veces sanos) no depende de usted, no se confunda y tampoco crea que es mérito suyo. A veces, no es más que el capricho del azar...

Víctor Manuel Nogueira

---
Manuscrito encontrado entre las notas de estudio de Nogueira padre, de los tiempos en los que estudió medicina.

(1) Anatomía patológica: es decir la evaluación microscópica de la histología (arquitectura) de un tejido sano (histología) o enfermo (histopatología, patología o anatomía patológica) y la consiguiente conjetura fisológica, etiológica y fisiopatológica del proceso salud enfermedad de un determinado paciente.

(2) Afectación parcheada: algunos procesos afecta de forma parcheada un determinado órgano. Por ejemplo, el mieloma múltiple que afecta de forma parcheada la médula ósea; la arteritis de células gigantes (Horton) que compromete de forma parcheada e irregular una o ambas arterias temporales.