12 mayo, 2015

La primera tarea de un jinete consiste en no perder las riendas ni los estribos.
---
El mundo ancho y ajeno - Ciro Alegría

09 mayo, 2015

ese algo más

Ese algo más

Me voy poniendo viejo y con los años me voy focalizando, lo cual puede representar una virtud o un vicio. Quien sabe. Y me voy focalizando en lo que realmente me conmueve y me emociona. Por ejemplo, en la literatura, he perdido tempranamente el gusto por la ficción, comprendo su relevancia humana, sin embargo y sencillamente no puedo leerlas.  Incluso me cuesta escribir mis propias ficciones, las que sin embargo me llenan de satisfacción. 
Esa tendencia a acotar los horizontes es expansiva e implacable y también alcanza a la fotografía: los macros y los paisajes van perdiendo peso para mi. 
Luego de cambios de paradigmas personales, actualmente me sesga un férreo humanismo, colorido, dinámico y vital. Lo se muy bien, el retrato ha de ser mi destino fotográfico.
Retratar al ser humano, sus gestos, su cultura, su diversidad es mi ilusión. Eso me llena de emoción. 
Creo en la libertad como derecho humano por excelencia.
Creo en la educación y en el amor como medios de progreso personal y como herramientas de cambio social. Creo que debe fomentarse, desde donde se pueda, la curiosidad y el interés, en la vida, en la naturaleza y en el hombre.
Creo en el juego que llena el alma de alegría, creo en el juego como forma de sobrevivir al gris de la monotonía en la que muchas veces nos sumimos los "adultos serios".
Creo en la sinceridad, la espontaneidad y en la inocencia. La sociedad está hambrienta de las tres.

Libertad, educación, amor, curiosidad, interés, juego, sinceridad, espontaneidad e inocencia tienen, para mi, mucho que ver con los niños. Es por eso que me fascinan los retratos de esos "locos bajitos". Porque conjugan muchos de esos ideales humanos. 

Los retratos de los hijos de algunos de mis amigos tienen algo más para mi. La sonrisa de la gente que quiero al ver las fotos tiene para mi un valor incalculable y me llena de satisfacción.

Esta foto y otras de la serie, le robó algunas sonrisas a alguien a quien aprecio enormemente en un momento muy particular de su vida. Eso me pone feliz.