29 abril, 2012

un hombre... una mujer... una condena... un amor...

un hombre... una mujer... una condena... un amor...

Una vieja leyenda del África habla de un hombre y una mujer.
Según cuenta su amor fue tan intenso y puro
Y su fidelidad fue tan grande
que puso en evidencia y molestó a los dioses,
siempre celosos, siempre infieles.
Por eso los sentenciaron.
Como no hubo distancia, océano o prisión capaz de separarlos, fueron creativos.
Primero los hicieron nacer en otras personas.
Pero volvieron a encontrarse, volvieron a verse, y sin reconocerse, se enamoraron.
En su enfado, pobrecitos dioses, fueron más allá...



Pero el amor, pero el amor pudo más.[1]


[1] Cuando Tellería y Vellmount refirieron la vieja historia de amor al cuidador del zoológico, y preguntaron si podía surgir afecto, un afecto real entre dos especies, algo así como un amor que todo lo trasciende... El cuidador fue contundente y frío: se están rascando o acicalando, no sean absurdos, no los une ningún sentimiento... y esa historia es una leyenda falsa que merece ser olvidada. - Los muchachos lo miraron con desconfianza y supieron al instante que se trataba de una deidad que velaba el anonimato de ese amor excepcional. Sin preguntar o dar explicaciones, salieron rajando profanando con insultos y gestos cualquier indicio de santidad.

22 abril, 2012

Los tréboles de 4 hojas no existen...

los tréboles de cuatro hojas no existen...

Estimada Laura:

Ante todo quisiera presentarme. Mi nombre es Hernán Vellmount. Usted no me conoce, yo la conozco apenas... lo que desde un punto de vista estricto es igual a la misma nada.
Hoy le escribo porque se me ha encomedado una tarea que se relaciona con usted.
No se asuste (ni alguno de sus adjetivos que utilice con regularidad), al menos no por esto... nadie está planeando su muerte inmediata ni su desaparición. Al contrario, intuyo buenas intenciones en el bastardo que me ha contactado.
Lo cierto es que subestimé lo que se me estaba pidiendo y sucedió que al momento de dar cumplimiento a lo pactado me vi imposibilitado de hacerlo... o quizás lo hice con creces... ¿quién puede saberlo?
Este sujeto indeseable se acercó, casi desorbitado, mientras me encontraba con mis amigos en un antro de La Punta, y tomándome de la camisa, se lo notaba desesperado, me dijo:

- Busqué por todos lados, Vellmount... pero no  pude encontrarlo... no pude encontrarlo...

Yo sin entender y con incrédula mirada, pregunté:

- ¿Que fué lo que nuestro amigo no ha encontrado?... si se digna a decirnos tal vez podamos ayudarlo.

Se notó cierto alivio en la respiración y en la mirada, se sentó en la barra y pidió un agua sin gas.

- Mire Vellmount, lo cierto es que necesito encontrar un trebol de cuatro hojas y he revisado cada yuyo a mi alcance y no he podido dar con uno - Dijo en un suspiro - y el tedio de tan ardua tarea me ha llevado a pensar en su inexistencia.

No dió más detalles y ante tamaña empresa y el misterio que tras ella se entreveraba, sin preguntar, decidimos adherirnos a su causa.

Como ya podrá deducir de mis palabras, los esfuerzos colectivos fueron en vano. No dimos con un mísero trébol de cuatro hojas.
Por un momento pensamos en esas plantas cuyos tréboles poseen, todos, 4 foliolos... sin embargo esa trampa lejos está de satisfacer la metáfora del ejemplar único, casi imposible, que según la tradición atrae el buen augurio.
Barrimos campo por campo, valle por valle, jardín por jardín... incluso hurgamos en cada maseta de barrio[1]... pero nada, solo dimos con bellísimos ejemplares de 3 hojas, algunos con 2 e incluso otros de 17 hojas... pero ni uno solo de 4 hojas.

Comenzó a intuirse la noche en el canto de las aves y otras ponzoñas.
La desesperación del fulano nos empezaba a morder los talones y amenazaba con invadirnos hasta socavar nuestra ya tambaleante cordura.
El tiempo, lejos de detenerse, volaba y la hora del regreso amenazaba con dejar frustra la tarea que de tan buen gusto habíamos aceptado.

Sin embargo algo sucedió...[2]


















Veo que decidió creer... bien por Ud.
Continuemos. ¿Dónde habíamos quedado? Ya recuerdo:

...Sin embargo algo sucedió...
Dimos con una metáfora. Óigame, que no digo que levantamos una piedra y allí estaba escrito ese párrafo revelador. Claro que no.
Sucedió, que mientras recorríamos uno de los campos, nos perdimos en un bosque cuya arboleda tan densa y tupida, como brotada del mismísimo infierno, apenas dejaba pasar la luz del sol y la oscuridad más absoluta nos abordó de pronto.[3]
Caminamos casi a tientas. Como suele suceder en estas situaciones comenzamos a escuchar ruidos que amenazaban con atemorizarnos, ramas y hojas que crujían detrás nuestro en la oscuridad, pasos violentos y lejanos que súbitamente desaparecían, respiraciones jadeantes sin fuente alguna, pequeños destellos pares en la oscuridad que sin duda eran ojos que nos miraban con una atención casi diabólica, chillidos de mil demonios nocturnos que se regocijaban con el viscoso aroma de nuestro temor, sombras sin dueño que se sacudían y contorsionaban en quién sabe qué danzas rituales. [4]

Un escalofrío se coló por nuestra piel y cuarteó nuestros huesos. Cuando ya estábamos a punto de colapsar de tanto espanto apareció, ante nosotros, un anciano, vestido con una ancestral túnica blanca con capucha[5], que llevaba atada a la cintura con una soga gruesa. Sus barbas blancas reflejaban el brillo metálico de la luna y el resplandor del río próximo, reflejando al mismo astro nocturno, generaba en torno suyo un resplandor que bien podría ser confundido con un aura conmovedora.[6]

Un silencio de ultratumba nos abarcó, el viento dejó de soplar, el río se detuvo y los pares de ojos se desprendieron de sus respectivas parejas y comenzaron a girar en torno al mago de blancas barbas[7]:

- Usted, Vellmount, está encaminado en una búsqueda noble... - Sentenció el viejo.

- Si usted lo dice... - dije mientras hacía una reverencia involuntaria.

- Así es, mi querido Hernán, pero está buscando mal... de ahí sus nefastos resultados - dijo con una sonrisa socarrona.

Lo cierto es que el horno no estaba para bollos... por lo que respondí:

- Muy melódicas sus palabras, abuelo, pero podría prescindir de ellas e ilustrarnos en nuestro supuesto error que, a entender por esa risita de mierda irónica, ha de ser tan evidente para usted.

- Es sencillo, Vellmount... la naturaleza es sabia...

- Y también bastante hija de puta de una indolencia impiadosa - Hizo notar Lescano que estaba tiritando del julepe.

El mago no pudo sostener la carcajada. Todos rieron.

- He aquí la respuesta... todos los tréboles...

- ¿Cómo carajo supo que buscábamos tréboles, Vellmount, éste viejo es el propio diablo? ¿por qué no dejamos la formalidad de todo protocolo y rajamos? - preguntó Lescano que se aventuraba a salir disparando.

- Soy un mago, Lescano... o también pueden creer que solo soy un viejo con una metáfora que casualmente les viene como anillo al dedo... como gusten de creer. Es indistinto, porque soy apenas una circunstancia.

Y continuó:

- Como les decía, la metáfora del trébol de cuatro hojas es real, pero imprecisa... ya que no existen tales ejemplares... o mejor dicho todos los tréboles son de cuatro hojas.

- Vuelva con sus oximorones al geriátrico del que se escapó, viejo de mierda entrañable abuelo - Soltó Lescano mientras a olímpico trote retomaba la vuelta.

- Todos los tréboles son de cuatro hojas - prosiguió el mago- pero la sabiduría máxima ha decidido, para nuestro bien y para protección de la magia más bella y noble, distribuirlos ampliamente pero con la particularidad de que los ha sembrado incompletos, con solo tres hojas. - dijo con voz solemne y no sin cierto goce.

- Y aquí viene la verdadera magia, Sr. Vellmount... - agregó casi en un susurro - ¿Ha notado la forma de las hojas de un trébol?

Permanecí en silencio.

- ¿Ha notado que las hojas de un trébol tienen la forma de un corazón humano? La metáfora solo se cumple y el buen augurio tiene lugar solamente cuando el trébol está completo... y aquí lo maravilloso, repito: la cuarta hoja, el cuarto corazón lo pone el portador de cada trébol de la suerte. Es él, y no el arbusto, el portador del buen augurio. La suerte está en el corazón de cada hombre, y no depende de una circunstancia externa como una piedra, una pulserita o un yuyo de mierda morondanga...

- Veo, por el brillo de sus ojos, que me ha entendido, Vellmount. - agregó con una sonrisa de inmensurable ternura.

- Cada hombre es su propia suerte, eso es, esa es la verdad detrás de los tréboles de cuatro hojas y la verdadera hazaña, el verdadero milagro, no es dar con un ejemplar imposible del mismo, sino en emprender la ardua, pero satisfactoria, tarea de aportar cada día nuestra magia y completar con nuestro corazón uno de los tréboles de tres hojas.

Dicho esto, se acercó, puso un papelucho plegado en mi mano y luego desapareció sin dejar rastro alguno.[8]










Despertamos y el sol deslumbraba nuestros ojos. Decidimos creer que había sido un mal sueño o un delirio inducido por un poco de cabernet sauvignon en mal estado o por el exceso de uno en muy buen estado, vaya uno a saber. Con el tiempo éste episodio quedó en el olvido más remoto.

Un papel plegado, que ahora le entrego, me recuerda que la suerte está en el corazón de cada hombre.



Hernán Vellmount



[1] Inquietando la rústica paz de las vecinas de barrio que, ante lo ciclópeo de nuestra empresa, y con un altruismo fingido no dudaron en sobornarnos con elegantes malvones, jazmines, rosas chinas, todo tipo de propuestas indecorosas y soberbias lavandas... fuimos rotundos y severísimos: pueden meterse sus propuestas y malvones en el orto agradecemos el gesto noble y desinteresado de su parte, señoras, pero buscamos un trébol de cuatro hojas y el buen augurio que trae consigo.
[2] Lo cierto, Srta., es que también podría creer que todo lo que sigue es una mera ficción, y que fue inventado con la sola intención de colmar de sentido y metáfora a nuestro ejemplar fracaso en encontrar un trébol de cuatro hojas... quién sabe. Usted decide si creer o no creer... si decide no creer, le pido que olvide todo ésto y rompa en mil pedazos esta carta que jamás le ha llegado, yo nunca la habré contactado y todo habrá sido un mal sueño producto, quizás, de una indigestión... de lo contrario, si decide creer, continúe leyendo y los hechos de tan reales se volverán tangibles.
[3] También podría ser que se hizo de noche y ésta oscuridad repentina, atribuída a una densa y proverbial vegetación fue su consecuencia esperada y natural... prefiero creer lo contrario.
[4] Es cierto que algunos desconfiados y escépticos, a los que hemos referido con emoción lo vivido, nos han hecho ver, con tentadora certeza, que los pasos violentos podrían ser nuestros mismos pasos y que desaparecían al detenernos a escuchar. Que las hojas y ramas crujían bajo esos mismos pasos, ya referidos. La respiración jadeante era el asma de un Fabricio agitado. A las danzantes sombras las relacionaron con las ramas agitadas por un viento que no recuerdo y a la imagen distorsionada, una mala pasada de nuestros sentidos embriagados y exaltados por el dulce nectar de la adrenalina corriendo por nuestras venas. Con respecto a los mil ojos acusantes y penetrantes hablaron de luciérnagas, fenómenos de reflexión, ovnis, desencajadas auroras boreales y piedras espejadas. Los ruidos y chillidos, obviamente, fueron obtusamente atribuidos al canto de las aves nocturnas y otras miserables ponzoñas que se deleitan cantando a la madre noche y con nuestro mortecino tormento. Sin embargo, prefiero creer lo contrario.
[5] Lo cierto es que también podría tratarse de una sábana blanca... por las imperfecciones de una memoria expuesta al miedo jamás podremos saberlo...
[6] Los mismos escépticos, antes mencionados, al referirles al anciano coincidieron y no dudaron en aceptar que se trataba de un mago blanco. Yo prefiero creer que era un anciano que había recibido y aceptado con humildad la lección de una larga y austera vida.
[7] - Para éste fenómeno no tenemos explicación racional alguna, por eso somos categóricos y no dudamos en clasificarlo de absurdo e irreal y al mismo creemos que es de la mayor contundencia por lo cual resulta de la credibilidad más tangible - sentenciaron estos adustos señores.
[8] O se fue rajando, a los saltos, con el culo al aire mostrando su lívida desnudez bajo la sábana y se escondió detrás de unos arbustos, no hay diferencia... o tal vez si la haya.

14 abril, 2012

flor de cardo...

flor de cardo

Detuvieron la ford en la parte más alta del camino de las sierras con la excusa de admirar el paisaje y hacer unas fotos.
Una pendiente empinaba, a pocos pasos de la ruta, daba origen y anunciaba el precipicio. A lo lejos podían verse las cimas de las montañas más bajas, cubiertas por arbustos que le daban el aspecto de una alfombra verde amarronada, suave y mullida que cubría cada céntimetro de ladera.
Los colores parecían no mezclarse y adoptaban una distribución más bien parcheada, a la que contribuían fragmentos iluminados por el sol y otros que quedaban sumidos en la penumbra. 
Nubes blancas cubrían la parte superior de las cimas más altas y se deslizaban sobre su falda con un movimiento larvado y arremolinado. Dos o tres veces cubrieron la ruta y la camioneta se perdió momentaneamente en su denso seno.
El silencio era apenas interrumpido por una ventizca suave que apenas despeinaba.

El primero en bajar fue Vellmount, que venía dormitando o reflexionando en la caja de la camioneta junto con dos provincianos que habían levantado mientras hacían dedo y que iban camino a San Luis. Lo siguieron Carlos, Adolfo y quien ahora escribe.
Recrearon un buen rato la vista con el paisaje de ensueño. Tellería hizo unas tomas y preparó el trípode para hacer una foto grupal. 
Se dispusieron a partir, Vellmount se acercó al conductor, nuevamente Tellería y le dijo:

- Aguantame un momento que tengo que solucionar unos asuntos que no admiten demora alguna... 
- Vos me entendés - Agregó giñando el ojo derecho.
Tellería asintió con la cabeza y apagó el motor.

Con un salto más osado que ágil salto el guardarrail y cayó en la pendiente que precedía al precipicio. Allí se acomodó como pudo y se detuvo en observar una planta de cardos sobre la que revoloteaban algunas mariposas y varios abejorros con lomo amarillo, cargado de polen.
Una planta se movió en la proximidad, sacudida como si un animal de talle mediano, se la hubiese chocado. Dirigió la mirada hacia la fuente del sonido, aun se movía la planta, pero no pudo ver nada. 
Siguió observando. Tomó uno de las flores de cardo por el tallo. Sintió como una de las espinas atravesaba su piel y se dispuso a tolerar el ardor que sigue al pinchazo con espinas de rosas o de cardos.

Sacó un cortaplumas y dejó sobre una roca un paño de lino. Cuando se disponía a cortar una de las flores el arbusto volvió a sacudirse. 
Al principio se estremeció en un solo escalofrío. Pero luego de reflexionar: 

- Nogueira, que te parió, casi me matás del susto... - Dijo sonriendo
- No te parece maravillosa la flor de cardo, a mi no deja de inspirarme toda esa elegancia, por momentos altiva, conviviendo con su rústica belleza... Por otro lado, la austeridad del terreno en el que crecen... es como si compensaran la carencia de agua, la soledad más hostil, con belleza... en parte así somos los seres humanos, buscamos la forma de crecer a partir de nuestras carencias y eso nos enriquece. 

Cortó dos de las flores, una abierta y otra cerrada y las envolvió prolijamente en el lino y las guardó en su mochila.















6 años antes

Golpeaba, Vellmount, una puerta de casa.
Se escucha una voz de mujer:
- ¿Quien es?
Hernán, amparado por la oscuridad, no responde y vuelve a golpear, con una cadencia particular.
Laura abre la puerta.
- Vos estás loco, no?... es una pregunta retórica porque ya se que lo estás... pero qué hacés a estás horas, pasá, querés. 
Vellmount sin mediar palabras toma sus manos, pone entre ellas un paquete y de la misma forma se va sin mediar palabra.
Ella permanece inmóvil, no ha tenido tiempo de desconcertarse... permanece inmóvil en el umbral de la puerta con el regalo entre sus manos. Lo aprieta con delicadeza y siente un dolor agudo y una quemazón en uno de sus dedos.

09 abril, 2012

30 conejos, 5 lagartijas y 68 lombrices

30 conejos, 5 lagartijas y 68 lombrices

Bien conocida es la afinidad de Fabricio Nogueira por los insectos, crustáceos y otras despreciables ponzonias. Sin embargo podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que Fabricio era un devoto de toda la naturaleza, pues intuía en ella un orden casi mecánico y una simpleza obligada y sin doblez, que la colmaban de una inocencia y pureza vedadas al ser humano, que soberbio suele jactarse de su complejo razonamiento. 

Desde plantas hasta jirafas, pasando por palomas, lombrices y perros todos eran objeto de estudio y fuente de admiración e inspiración para el coleccionista.*

De niño supo tener todo tipo de mascotas 30 conejos, 5 lagartijas (una sin cola), 10 palomas, 1 gato, 68 lombrices, varias arañas (que alimentaba con insectos muertos) formaban parte de su inventario.

De estos bichos y su relación con los seres humanos, del arte del mimetismo y del camuflaje fue gestándose en Fabricio la idea volverse invisible. Poco a poco fue escribiendo su tratado sobre la invisivilidad y más temprano que tarde, sin que medien explicaciones o demoras, desapareció.


--
Solía admirar la siesta tranquila al sol de los perros y las palomas. En la foto se lo ve admirando la siesta al solcito de dos torcazas que apenas lo perciben.

*Aquí vale la pena aclarar que el sobrenombre con el que conocemos a Fabricio es consecuencia de sus compañeritos de escuela, desconsiderados pequeños dignos de todo olvido, que temían todo aquello que quedaba fuera de su limitado comprendimiento y no encontraban mejor forma de enfrentar ese miedo sino por medio de la burla, el desprecio, la marginación y a veces por medio de las golpizas. Digamos que los pequeños despreciables no son sino una burda e inocente imitación de los adultos despreciables, sin embargo la no conciencia, en aquellos, los libra de toda culpa y condena.

08 abril, 2012

nada tenemos...

nada tenemos...

Acudieron puntual, casi religiosamente, a aquella puesta de sol.

- A ésta altura de nuestras vidas y de nuestro desengaño, amigos, poco es lo que tenemos y mucho menos lo que nos queda - inició Vellmount, que estaba sentado a la derecha de un Tellería ciertamente conmovido.

- Con los desengaños hemos perdido esperanzas, es cierto, pero hemos ganado unas pocas certezas.

Por ejemplo: 

- Ya nadie cree en el potencial redentor de las vacaciones, bien sabemos que apenas han de ser un descanso efímero de tanta rutina... pero lejos ésto de redimir nuestras vidas. Es cierto que este desengaño trunca de raiz la ilusión pueril que circunda a las vacaciones... sin embargo dicha conciencia trae consigo otra conciencia inmensamente feliz: el hombre se redime cada día durante toda su vida. 

- Hemos renunciado, por cansancio, a creer en la posibilidad del retorno, todos nuestros intentos se han convertido en rotundos y crudos fracasos. No podemos volver a la niñez por mucho que visitemos los lugares que de niño frecuentábamos, incluso corremos el riesgo de estropear aquellos recuerdos inmaculados que guardamos y tan bien nos hacen... Nuevamente nos queda el día a día.

- Nada tenemos, muchachos... lo de mañana no ha llegado, lo de ayer está condenado, tarde o temprano, al olvido... solo tenemos esto - dijo señalando el ocaso - solo nos pertenece, transitoriamente, el presente... disfrutemos.

---
Aquella tarde ese ocaso fue su más preciada certeza... aunque no la única: contundentes y enfáticos mosquitos se encargaron de espantar al grupo que se había instalado, mate en mano, en una de las montañitas de tierra a la orilla de aquel hilo de agua. Vellmount fue el primero en rajar, y mientras tiraba manotasos a los cuatro vientos iba vociferando: me cago en la impiedad de la naturaleza!!! Tras el corrieron Adolfo, Tellería... el último en huir, según se cree, fue Nogueira.