31 marzo, 2012

3663860284_7212de2e3d_z

- En el ápice más ríspido de este infierno transitorio supe detenerme y sentarme a llorar una, dos, quizás tres ausencias... - talló Lescano en una roca que haría a su tiempo de lápida.

Un Vellmount quebrado, pero aun con ánimos, dijo dando una palmada a Adolfo:

- Así es éste infierno, Lescano: aquí nadie pide que le tiendan un cable por debajo de la puerta ni pide prestada un poco de luz... el vínculo humano es considerado una cursilería que ya nadie se permite y que ha quedado obsoleto, a lo sumo si alguien se relaciona con alguien es por mero utilitarismo.

...

"Del infierno" es uno de los capítulos más dramáticos y extensos del arte de la invisibilidad, y narra precisamente la atávica travesía de los personajes del arte, que un buen día, y luego de un espiral vertiginoso de decadencia y desencuentros, cayeron en la más obtusa oscuridad. Dr. Roberto Lambertuuci

18 marzo, 2012

el renacer de la naturaleza...

el renacer de la naturaleza...

Colgajos de piel apergaminada comenzaron a caer y sus manos en carne viva, todavía dolientes y sangrantes, comenzaron a sentir.
Una cáscara opalescente, casi pétrea, se quebró y el sol deslumbró sus ojos.
Su cuerpo se fue desnudando, como si se desprendiera de una corteza que lo apresaba y asfixiaba, y un mar de sensaciones lo embargó causándole una conmoción.
Pronto comenzó a mover con suavidad sus articulaciones anquilosadas.
Su pecho se expandió cíclicamente.
Nadie lo sabía pero estaba comenzando su nuevo renacer.



Este texto breve pertenece a  Laura Arcamone y forma parte de una colección inmensa y enigamática, laberíntica e intrincada, por momentos inentedible (como escritas por un demente) escrita durante su retiro voluntario, que duró casi 10 años y se extendió a regiones recónditas de casi toda la Argentina y el Uruguay.

06 marzo, 2012

Ya ves - Ismael Serrano

Ya ves, a veces me canso de ser hombre y también 
me agota escuchar que todo va bien
, 
y ver tristes hombres mirando al sur, 
y no existir si no me miras tú.
Ya ves, a veces me canso de perderte y saber 
que estamos solos y no va a volver 
Guevara para darme la razón 
de no verte tendida en mi colchón.
Y mientras tanto, 
estrépito de andamios, 
pateras y naufragios, 
desvelan nuestro sueño. 
Y mientras tanto, 
si hoy se cae La Habana, 
¿el día de mañana 
quién será nuestro dueño?
Así yo canto para recordar 
que sigues a mi lado, 
que aún sueñas despierta porque así 
vencemos el cansancio. 
Así yo canto para recordar 
que aún seguimos vivos, 
si no ves más allá de tu horizonte 
estaremos perdidos.
Ya ves, a veces me canso de ser libre, de ser 
libre para venderme y caer 
muerto donde mi libertad prefiera, 
siempre al otro lado de tu frontera.
Ya ves, a veces me canso de mí y de no tener 
valor para buscarte y cometer 
todo delito que este amor exija. 
"Quieta ahí, tus labios o la vida"
.
Y mientras tanto, 
estrépito de andamios, 
pateras y naufragios, 
desvelan nuestro sueño. 
Y mientras tanto, 
si arde Lacandona 
si Marcos abandona, 
¿quién será nuestro dueño?
Así yo canto para recordar 
que sigues a mi lado,
 
que aún sueñas despierta porque así
 
vencemos el cansancio.



Album Los paraísos desiertos - Ismael Serrano





04 marzo, 2012

desconociendo el amor...


"La mejor base para un matrimonio feliz
es la mútua incomprensión." O. Wilde

Sonaba de fondo una voz melódica y suave, era una voz de mujer que endulzaba el alma y la conmovía sin consideraciones. Sonaba "yo, la máquina" y el tiempo parecía congelarse entre las penumbras de aquel bar.
Adolfo susurró algo al oído de Julieta Perez Mendizabal.
- Hay, Lescano, si sigue diciéndome cosas tan lindas terminará por enamorarme... y eso no puede ser porque apenas lo conozco, es una distancia que hay que salvar... - Dijo Julieta mientras bajaba la mirada y sus mejillas se ruborizaban.
Hubo un silencio.
- Julieta, permitame decirle que en cierta forma la mutua ignorancia es una condición indispensable para que se geste y persista el amor... la permanente curiosidad, las ganas de descubrir que esconde una mirada, la ansiedad de saber que significado tiene el gesto ínfimo, imperceptible, de una mano que se agita y tiembla con la voz... el esfuerzo que uno hace por descubrir el alma que se esconde detrás del cuerpo es una de las cosas que mantiene encendida la braza del amor, una vez extinta la llama de la pasión. - Comentó Hernán y con un tono burlón agregó:
- No malentienda, no es que le esté sugiriendo entablar una relación con éste atorrante - señalando con la mirada y un movimiento de cabeza a Lescano - simplemente es una reflexión a la que me ha llevado su oportuno comentario.
- ¿Que decís, che? esperá, esperá que estoy sintiendo la daga en la espalda y la mancha carnesí que tiñe mi camisa... - Expresó Adolfo mientras sonreía y se arqueaba fingiendo un dolor terebrante en la espalda.
Rieron un rato.
Luego sobrevino un silencio. Vellmount se levantó y alejando la silla, dijo:
- Si me disculpan, tengo que ir a desconocer a una dama- Se inclinó como en una reverencia y desapareció en la oscuridad de aquel antro porteño.