09 diciembre, 2011

la libertad de las aves...

la libertad de las aves...

IMG_3141

Allí lo veo, despojado de toda pertenencia material, cargando con apenas unos pesos que servirán, con suerte y buena voluntad, para mitigar el hambre siempre puntual.
Allí lo veo, sin más ropa que la puesta,  un viejo sweter que ha de ser el único abrazo que lo cobije del metálico frio de la noche, con suerte algún reparo hará de refugio protegiendo ese cuerpo cansado de las impiedades climáticas.
Allí lo veo, con una bolsa andrajosa escondiendo vaya a saber qué misteriosos tesoros.
Allí lo veo, un cachorro juguetea en su proximidad, le brinda un esbozo de mimo, una caricia sincera y cálida, quizás la única que reciba en meses, quien sabe.
Allí lo veo, con la mirada plomiza perdida o encontrada, me pregunto qué fantasmas transitan por su pensamiento.
Allí lo veo, sin nada y con toda su pobreza.
Allí lo veo y comprendo, al verlo partir, que el mundo le pertenece.


Este texto breve pertenece a Hernán Vellmount. Fue encontrado en uno de sus tantos cuadernos de viaje. Al parecer Vellmount tuvo contacto con el vagamundos de la foto en una estación de servicio sin nombre ni lugar, mientras hacían una pausa y buscaban alivio del calor que azotaba y sobrecalentaba el motor de la chevrolet 80 en la que viajaban.

[...]mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta...[...]

.

03 diciembre, 2011

la edad de la ignorancia...

- un error irreparable en la edad de la ignorancia.
[...]
- A esa edad es cuando la gente se casa, tiene el primer hijo, elige su profesión. Un día sabrá y comprenderá muchas cosas, pero ya será demasiado tarde, porque su vida habrá tomado forma en una época en que no sabía absolutamente nada. 


La ignorancia - Milan Kundera
165